← Volver al home
← Ver más artículos de esta sección
Conceptos básicos del Sistema Vetiver
Establecimiento de Barreras de Vetiver
12 marzo 2011 | Establecer barreras con vetiver no es complicado

En pendientes es necesario disponer las barreras a modos de curvas de nivel, esto es uniendo los diferentes puntos de la zona que se encuentren a una misma altura.

La distancia de plantación de una planta de vetiver a la otra va en función del uso que se le pretenda dar a la barrera y del grado de inclinación de las laderas a plantar.

Es importante que el material sea fresco y de calidad, hay que protegerlo del sol y mantener con las raíces en agua incluso durante el trabajo en el campo, para favorecer el arraigo posterior.

Para establecimiento rápido de barreras en zonas con gran pendiente 10 cms es suficiente (aunque puede ser menos).

Para zonas llanas, barreras visuales y cortavientos se colocan los plantones (de uno a tres tallos) a distancias de entre 10 - 15 cm.

La distancia de una barrera a otra depende asimismo del grado de inclinación o pendiente. Como regla general las barreras están separadas por un metro, medido verticalmente, esto es en altura.

El grosor de la barrera depende de lo fuerte que se pretenda o del caudal que se estime debe resistir. Se salen plantar de una a tres filas por barrera (separadas cada fila entre sí de 10 a 40 cm).

Presas de tierra: Son montículos de tierra dispuestos en cauces o zonas de gran erosión. La densidad de las plantaciones en estas presas debe de ser alta, con marcos de plantación de los plantones del orden de 10 x 10 o 10 x 15, para cubrir rápidamente toda la superficie.

Las barreras de vetiver tardan de seis meses a tres años en llegar a ser plenamente eficaces dependiendo de las condiciones climáticas, profundidad y calidad del suelo.

Época de siembra: Depende, se suelen preferir los inicios de las temporadas de lluvias. Pero puede darse el problema de que la fuerza del agua arrastre barreras recién plantadas que no han tenido tiempo de enraizar. De todas formas siempre es necesario que el suelo esté húmedo. Como mínimo es recomendable riego o lluvias durante un mes o más.

Para establecer 100 metros de barrera se pueden emplear de 900 a 1000 tallos, retoños o plantones a raíz desnuda. El costo es variable y depende de variantes lógicas: coste de mano de obra, posibilidad de mecanización, accesibilidad, coste del material a plantar, necesidad de irrigación, abonos, etc.

La labor de plantación suele consistir en efectuar un agujero con la ayuda de una barra de hierro afilado, pesada y maciza que se clava y se mueve ligeramente de un lado a otro antes de introducir el plantón. También se puede mecanizar con una máquina subsoladora o un arado.

En condiciones de precipitaciones escasas da buen resultado cavar o arar primero un surco, ancho y no excesivamente profundo y disponer los plantones en el fondo del mismo con la técnica de la barra de hierro.

En lugares difíciles o poco estables como pendientes pronunciadas, cursos de agua, etc. Es más recomendable emplear plantones de vetiver ya enraizados en vivero.

Para enraizarlo se puede emplear bolsas o contenedores de plástico, personalmente preferimos bandejas forestales, pues así se logran plantones con un cepellón estrecho y afilado que resulta poco pesado, seguro y sencillo de manejar y de plantar. De esta forma se obtiene un establecimiento de las barreras prácticamente inmediato.

Fuente: www.agrodesierto.com/vetiver.html
Fotos: Estabelecimiento de una terraza natural, gracias de una barrera verde de Vetiver contra la erosión de suelo.
Red Vetiver - Perú